en A fondo, En profundidad

Blockchain-mania

El uso de la tecnología debería basarse en función de cómo solucionar un problema y no en buscar un problema para aplicar una solución, que encima, no está diseñada para solventar ese tipo de problemas. Esto es para mi, lo que está ocurriendo con la tecnología BLOCKCHAIN (BCH)

Desde mediados de 2017 se habla de BCH como si fuera la panacea universal. En España decimos algo asi como «el ungüento de la Tia Benita»

Lo primero que nos dicen de BCH es que es una «base de datos distribuida» y esto es verdad a medias. «Distribuido» si es. Es cierto que BCH conceptualmente funciona como un sistema P2P más que como un sistema centralizado en un ordenador al que acceden los clientes

Lo que yo no me atrevería a afirmar es que BCH sea una base de datos. No todo lo que almacena cosas es una base de datos y menos en el sentido de una base de datos relacional. La relacionalidad de una base de datos la da el diseño que se haga según unas determinadas normas. Cierto es que aparte del diseño, es necesario contar con un motor de base de datos que te permita implementar un modelo entidad-relacion

Estamos acostumbrados a un fichero de «clientes» que se relaciona con sus «compras» a través de una clave, con sus ventas a través de la misma clave, con sus inversiones a través de la misma clave y así sucesivamente

BLOCKCHAIN NO ES ESO

BCH es simplemente un sistema para enlazar cajitas. Ponga usted esto en inglés, dele un baño de barniz o péguele un lacito rosa pero, lo cierto, es que BCH es un sistema que enlaza cajitas, y punto. Eso si, hay que reconocer que enlazando cajitas es brillante porque:

  • Si se hunde un continente el sistema puede seguir funcionando
  • Nadie puede cambiar el interior de una cajita
  • Si se tiene la llave se puede abrir, y si no, no se puede abrir

Y si no es eso, ¿qué es?

BCH nace para almacenar movimientos de pagos. El primer apunte, alla por 2009, fue la compra de una pizza. Cada vez que alguien hace un pago en una criptomoneda, se añade una caja a la cadena donde se refleja el movimiento. Esa caja se sella y ya no se puede modificar, y además, en ese momento se lanza un concurso para ver quien es capaz de crear la nueva caja que almacenará otro movimiento (esto es así, no es lenguaje figurado)

Por lo tanto BCH tiene un concepto que le es inherente: SECUENCIALIDAD

No solo se trata de un sistema secuencial, es que además, dado que lo que está recogiendo son PAGOS, el orden de las secuencias es crítico. Si B tiene que pagar a C, pero B no tiene dinero y está pendiente de un ingreso de A, es importantisimo que el orden sea A->B y luego B->C y no al revés

Yo por tanto, pongo en cuarentena casi todas las noticias que me llegan sobre empresas que quieren iniciar proyectos basados en BCH. Una cosa es tener un modelo de negocio en el que se incluyan pagos mediante criptomonedas, y otra muy distinta, es tener un modelo de negocio en el que se quiere cambiar el diseño de la arquitectura y los sistemas para adaptarlos a una nueva tecnología, en este caso BCH. Para hacer esto segundo, hay que tener muy claro los beneficios que se espera obtener porque el proceso es costoso y muy caro

¿Historiales médicos utilizando tecnología BCH? ….. me lo tienen que explicar muy claro porque no lo veo. ¿Sistema de recuento de votos usando tecnología BCH? …… que preparen una pizarra porque así de primerar no me entra.

¿Proyecto sobre firmas y contratos que pretende usar BCH porque las cajas no se pueden alterar? …… mire usted, para ese viaje no hacen falta esas alforjas. Eso lleva resuelto desde hace mucho. No se meta en camisa de varias mangas

Para muestra bien vale un botón: mire esta noticia y digame si no es buscar un problema para aplicar una «solución» … que no es la suya

Bueno pues así tenemos un larguísimo etcétera pensando que blockchain, por el hecho de ser nuevo, les va a resolver los problemas que no supieron resolver con tecnologías mucho más sencillas. Recuerde que antes de afrontar cualquier proyecto que hay mucho que pensar, mucho que escribir y mucho garabato que pintar